Tiroides y Cuidado Quiropráctico

La Tiroides es una de las estructuras endocrinas de mayor tamaño del organismo y tiene dos funciones primarias. La primera es secretar las hombronas tiroideas que permiten mantener un metabolismo (funcionamiento del organismo) de manera óptima y normal. 

Las hormonas tiroideas estimulan el cnsumo de oxígeno por parte de todas las celulas del cuerpo. Además mantenen un consumo adecuado de los lípidos (grasas) y carbohidratos, por lo que tienen una gran influencia en el peso corporal y las funciones psíquicas. 

La segunda función que tiene la glándula tiroides, es secretar la calcitonina, una hormona que regula las concentraciones de calcio en el organismo.

La principal hormona que secreta la glándula tiroides, es la Tiroxina (T4) y en menores cantidades la Triyodotironina (T3).

Esta importante glándula es controlada por las raices nerviosas de la region cervical, principalmente de los pares de nervios que emergen entre las tres primeras vertebras cervicales. Si en estos segmentos vertebrales mantenemos subluxaciones (alteraciones de movimiento), por mucho tiempo, es muy probable que también con el paso del tiempo la glándula tiroides ve afectado su funcionamiento sin una razon aparente.

Otro factor importante es la falta de estimulación que le proporcionamos a nuestro organismo, ya que si realizamos ejercicio de manera permanente y constante, podremos estimular el funcionamiento de la glándula tiroides.

Si queremos resolver las alteraciones hormonales sin la necesidad de esconder los sintomas con medicamentos, debemos tener en consideración que si practicamos ejercicio por unos 180 minutos a la semana, esto se traduce en 60 minutos dia por medio, además regulamos la ingesta de sal, que contiene yodo, y este elemento quimico es fundamental en el buen funcionamiento de la tiroides, disminuyendo su ingesta manteniendola en niveles mínimos podremos favorecer un funcionamiento adecuado de nuestra glándula tiroides.

Por otro lado un cuidado QUiropráctico permanente nos permite tener nuestra columna cervical con un adecuado movimiento, lo que favorece que la glandula tiroides reciba la informacion correcta desde nuestros 3 primeros nervios perifericos, quienes le entregaran la información al ganlglio cervical superior, quien mantendra el correcto funcionamiento de nuestra glándula.

 Es por eso que debemos asistir a un cuidado Quiropráctico permanente a lo largo de nuestras vidas, ya que no solo encontrarás un alivio a un dolor específico, sino que permitirás que tu sistema nervioso mantega un correcto control de glándulas como la tiroides

Hay 0 comentarios

Escribe tus comentarios