Beneficios de la Quiropráctica en Diabetes

Según estudios aproximadamente uno de cada tres hombres y dos de cada cinco mujeres nacidas en el año 2000 van a sufrir de diabetes en su vida.

Por lo que nuevos estudios apuntan a que la quiropráctica puede hacer una valiosa contribución al bienestar de las personas diagnosticadas con diabetes tipo 2.

¿Qué tiene que ver el azúcar en la sangre y la quiropráctica?: Si el suministro de los nervios de la parte superior del cuello o en la espalda media (las dos áreas que abastecen al páncreas) son perturbadas, la función pancreática sufre, disminuyendo su capacidad de producir enzimas para digerir las proteínas, las grasas y los hidratos de carbono y alterando su producción de insulina.

Hay estudios que sugieren una relación azúcar – quiropráctica – espina dorsal:

* Un estudio publicado en la Revista de Investigación de la Subluxación Vertebral ilustra los efectos positivos de la quiropráctica cuando se utiliza como parte de un tratamiento integral para la diabetes. Junto con el cuidado quiropráctico, el paciente también recibió orientación nutricional y ejercicio. Después de un mes de estar en el programa los niveles de glucosa en orina y sangre se mantuvieron estables. Por lo que su médico supervisor le dijo al paciente que no necesitaría inyectarse más insulina.

* Otro estudio realizado por The National Post informó: “AVANCE EN LA DIABETES”: Descubrimiento realizado por científicos en un hospital de Toronto, tienen pruebas de que el  sistema nervioso puede ayudar a superar la diabetes, abriendo la puerta a una potencial cura de la enfermedad que afecta a millones de canadienses. Un ratón diabético se convirtió en sano de la noche a la mañana después de que los investigadores le  inyectaron una sustancia para contrarrestar el efecto del mal funcionamiento de las neuronas del dolor en el páncreas.

* Un reciente estudio de caso publicado en noviembre de 2011 en la edición de la Revista de Salud Pediátrica, la madre de familia, documenta un caso de un niño de cuatro años de edad con excelentes resultados en la estabilización de azúcar en la sangre a través del cuidado quiropráctico. El paciente fue diagnosticado de subluxación vertebral en la región cervical superior. Comenzó la atención quiropráctica y fue visto un total de 24 veces en un período de dos meses. Durante este período de dos meses, experimentó una disminución de la hemoglobina A1C del 7,2 por ciento al 6,5 por ciento. Ella también disminuyó la cantidad de insulina que se utiliza desde 15 unidades a 11 unidades por día.

La quiropráctica mediante la optimización de las conexiones neuronales a través del cuerpo puede disminuir los niveles de glicemia y la diabetes gracias a la mayor relación cerebro-cuerpo que trabaja para coordinar mejor la inmunidad y la función de las hormonas en todo el cuerpo y el páncreas.

La Diabetes tipo 2 no se combate con medicamentos: A diferencia de la diabetes tipo 1, que es una enfermedad autoinmune que frena la producción de insulina en el cuerpo, la diabetes tipo 2 es causada directamente por el estilo de vida. Mientras que los diabéticos tipo 1 necesitan inyectarse insulina diariamente para mantenerse con vida, los diabéticos tipo 2 no necesitan medicamentos. De hecho, el consumo de fármacos para la diabetes tipo 2 puede ser mucho peor que la propia enfermedad. Varios estudios han confirmado que la mayoría de los medicamentos que se administran a los diabéticos tipo 2 son perjudiciales para el cerebro y corazón o incluso mortales. The New England Journal of Medicine incluyó hasta cuatro estudios que respaldan la conclusión de que la medicina convencional está llevando a los diabéticos por mal camino y produciendo más daños que beneficios.

Dieta, ejercicio y quiropráctica ayudan frente a la Diabetes Tipo 2: La diabetes no es una enfermedad de azúcar en la sangre. Por lo tanto, los medicamentos que se centran en el síntoma de la elevación de azúcar en sangre en lugar de abordar la causa subyacente, están condenados al fracaso en la mayoría de los casos. Más bien, la diabetes tipo 2 es una enfermedad causada por la resistencia a la insulina y por una leptina defectuosa (la leptina es una hormona producida en las células de grasa), las cuales son reguladas a través de su dieta. La mayor parte del daño se debe a elevados niveles de insulina, lo cual puede remediarse con un programa de dieta y ejercicio. Además, liberar el sistema nervioso con alineaciones vertebrales quiroprácticas puede facilitar la recuperación.

Hay 0 comentarios

Escribe tus comentarios